viernes, 23 de abril de 2010

El prólogo de Sergio Fidalgo

He aquí, a modo de introducción, el prólogo que ha dedicado para esta primera edición de "Relatos para una Mente Abierta" el periodista y escritor, Sergio Fidalgo.


Un autor que desorienta

Tienen entre sus manos lo mejor del talento de mi amigo Irenaios. ¿O era Ireneu? ¿O Ireneo? ¿O Irineo? El autor siempre me ha desorientado con su nombre, y también con su creatividad, porque un tipo que dice que trabaja en un submarino, y además blanquiazul que no amarillo, ha de ser muy especial. Y lo es. Me ha proveído de camisetas pericas durante años, y de conversaciones de lo más psicodélicas.

Y esa psicodelia ahora la ha trasladado a unas cuartillas para goce y disfrute de todos ustedes. No teman, no habla de su Espanyol, porque en estos relatos cortos se habla de la vida, o mejor dicho, de lo loca que es. Tienen delante suyo un catálogo de lo absurdo que es el ser humano.

No teman, no es un libro de autoayuda. Si así fuera yo no escribiría este prólogo. Es un compendio de lucidez, de buen humor y de amor por el relato. Seguro que van a disfrutar, porque cada cuento es como un chupito de buen güisqui. Cuando bebes uno, quieres otro, y como te descuides acabas en pelotas en las Ramblas entonando la canción de la Abeja Maya. En este caso se pueden quedar sin libro que leer, porque ya habrá sido devorado.

Ya le dije a Irinaios que no soy un gran consumidor de relatos breves. Pero lo que les espera no desmerece a Sergi Pàmies y a otras patums del género. Y encima el autor es de Hospitalet y le gustan las tapas. Que igual también le van a la estrella mencionada, pero a mí me cae mejor mi amigo del nombre que me confunde. Ya ven, a unos le confunde la noche mientras “hasen el amor” con folklóricas en formol, a mí me lía como se llama el responsable de lo que tienen entre sus manos. Que espero que sea este libro, porque si es otra cosa les he de decir que se han equivocado de publicación. Aquí no hay fotos.

Me dejo de idas de pelota. Que lo disfruten. Amén.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada